viernes, 29 de abril de 2011

Importancia de las regalías mineras

Las regalías que produce la actividad minera, se convierte en la parte fundamental del presupuesto del gobierno departamental y de los municipios en forma particular, por tanto su recuperación es vital para encarar una serie de proyectos que se consolidan con el uso de esos recursos que permiten programar el desarrollo regional.

De acuerdo al informe que se emitió en la Secretaría de Minería y Metalurgia del Gobierno Autónomo Departamental, se establece que cerca de 20 millones de bolivianos serán distribuidos entre 15 municipios productores de Oruro, entre los que sobresale el Distrito de Huanuni que es el mayor beneficiario con los aportes de regalías por un monto de Bs. 5.789.244, seguido por el municipio de Oruro que captó Bs. 5.133.041 y el tercer beneficiario que es Antequera con Bs. 3.515.569, luego Poopó que sumó Bs. 2.334.830, frente al resto de municipios que también tienen interesantes ingresos por regalías.

El mismo informe refiere que el Departamento de Oruro percibió durante las gestión pasada (2010) un total de 132 millones 652 mil 695.80 bolivianos, suma total de la que se desglosa un 85 por ciento para el Gobierno Departamental y el 15 % restante para los 15 municipios.

En lo que corresponde específicamente a regalías destinadas al presupuesto de la Gobernación (antes Prefectura) y en función a los datos obtenidos en el año 2010 el beneficio traducido en cifras sumó los 112 millones 756 mil 255 bolivianos, de cuyo total un 10 por ciento se destina para la preinversión y el estudio de la cuantificación y certificación de yacimientos con recursos metálicos y no metálicos en el departamento, se trata de un presupuesto exclusivo para "exploración", mientras que el 90 por ciento de la cifra debería volver a los municipios y comunidades a través del desarrollo de proyectos de inversión pública, lo que no siempre se cumple en la dimensión de las buenas intenciones.

Pero lo que llama la atención es que del total de regalías que se perciben, sólo un 10% se disponga para tareas de exploración minera, en el caso que señalamos en este enfoque, se trataría simplemente de la irrisoria suma de 11.275.625 bolivianos, en todo un año, lo que no permite encarar de verdad un buen programa de revitalización de la minería a través de la verificación del potencial minero, porque sencillamente el presupuesto asignado resulta una minucia considerando la magnitud de trabajos que deberían programarse en gran escala para establecer nuevos yacimientos mineralizados.

El resto del presupuesto sirve para impulsar proyectos de desarrollo en otros rubros que no son precisamente los mineros, pero que necesitan de un soporte para alcanzar los objetivos de quienes deben presentar proyectos y encarar su ejecución en condiciones y tiempos concretos, para consolidar el desarrollo de nuestra región.



Bajo esa observación y considerando que la minería sigue siendo el rubro más importante para la generación de divisas y regalías, corresponde un replanteo de porcentajes presupuestarios vigentes, de manera que una mayor cantidad de recursos sean asignados al ítem exclusivo de exploración minera y que además con el resto se impulsen proyectos del sector para concretar más fuentes de empleo seguro, más ganancias y mejores condiciones de vida para la comunidad en conjunto. Las regalías mineras, deben impulsar más proyectos del mismo rubro, especialmente en el tiempo presente, en el que los precios internacionales favorecen al sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada