jueves, 23 de junio de 2016

Convenios Internacionales sobre Minería y Medio Ambiente

En la gestión 2015 Bolivia ratifica el "Convenio de Minamata sobre Mercurio", y una de las disposiciones más importantes del convenio es la reducción del uso de mercurio en la actividad minera. Se busca minimizar el uso del mercurio en la extracción de oro en operaciones artesanales y de pequeña escala, mediante la aplicación de "mejores técnicas disponibles".

El mencionado convenio establece medidas para la extracción y tratamiento en los que se utiliza mercurio para el beneficio de oro de forma artesanal y en pequeña escala. Señalando que los países en cuyo territorio se realicen estos procesos deben adoptar medidas urgentes para reducir y, cuando sea viable, eliminar el uso de mercurio y sus compuestos de dichas actividades y las emisiones y liberaciones de mercurio en el medio ambiente.

Por "extracción de oro artesanal y en pequeña escala" se entiende la actividad llevada a cabo por mineros particulares o pequeñas empresas con una inversión de capital y una producción limitadas;

Las "mejores técnicas disponibles" se definen como las técnicas y métodos que son más eficaces para prevenir y, cuando eso no es factible, reducir las emisiones de mercurio a la atmósfera, el agua, la tierra y los efectos de esas emisiones y liberaciones para el medio ambiente en su conjunto, teniendo en cuenta consideraciones económicas y técnicas para una determinada región o una instalación definida en el territorio de esa región.

Por "técnicas" se entienden tanto las tecnologías utilizadas como las prácticas operacionales y la manera en que se diseñan, construyen, mantienen, operan y desmantelan. La "disponibilidad" de estas técnicas y su viabilidad en función a los costos y beneficios.

En el Anexo C (Extracción de oro artesanal y en pequeña escala) del documento en cuestión, se hace mención explícita a la necesidad de contar con medidas para eliminar o en su defecto reducir el uso y consumo de mercurio, en las siguientes actividades:

i) La amalgamación del mineral en bruto;

ii) La quema expuesta de la amalgama o amalgama procesada;

iii) La quema de la amalgama en zonas residenciales; y

iv) La lixiviación de cianuro en sedimentos, mineral en bruto o rocas a los que se ha agregado mercurio, sin eliminar primero el mercurio.

En el caso de Bolivia el convenio cobra especial relevancia porque en los últimos 15 años, el número de operaciones en la pequeña minería aurífera (representada por las cooperativas mineras) ha crecido fuertemente, así como el uso y consumo de mercurio.

Para cambiar o mejorar las técnicas actuales de trabajo y hacerlas ambientalmente sanas, es necesario ofrecer a los mineros una gama de alternativas técnicas prácticas, orientado a sus necesidades específicas, el incremento de la producción y mejores condiciones de seguridad industrial, complementado con medidas ambientales.

Algunos países vecinos, con importante presencia de minería artesanal y pequeña minería aurífera, ya vienen adoptando medidas para el cumplimiento del Convenio de Minamata sobre el Mercurio. Tal es el caso del Perú que mediante el Ministerio del Ambiente (Minam), viene impulsando una serie de medidas de apoyo a la minería artesanal, juntamente con la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos SECO de la Cooperación Suiza y el Proyecto Better Gold Initiative, BGI.

BGI está liderado por Thomas Hentschel de Projekt-Consult (Alemania), un viejo conocido en el ámbito de la pequeña minería aurífera boliviana y el destacado ingeniero geólogo peruano Guillermo Medina.

Entre los productores mineros existe la idea preconcebida de que la amalgamación no puede ser reemplazada por otros métodos. Esto es verdad en parte, pero mientras se busca una alternativa técnica que permita eliminar totalmente el uso de mercurio hay otras opciones técnicas que se complementan muy bien con la amalgamación optimizando su performance técnica, económica y ambiental.

Para este propósito, el Proyecto BGI presentó e implementó como alternativas técnicas (ya probadas en varias regiones y en diferentes condiciones) la combinación de equipos conocidos y de uso bastante arraigado. Medida que se tradujo en el incremento de la recuperación de oro, así como una reducción considerable en el uso y consumo de mercurio, lo que supone una disminución en la contaminación de aguas, suelos y aire.

En el ámbito de la pequeña minería y sobre todo cuando se pretenden introducir mejoras, es más recomendable trabajar no en base de comparación de "recuperaciones" metalúrgicas sino de "cantidades", en este caso oro recuperado y mercurio perdido, para hacer una evaluación inmediata del proceso tradicional que sirve como referencia y del proceso propuesto. Esto elimina la necesidad de contar con análisis de ley de cabeza del mineral, del mercurio y del oro de los diferentes productos del proceso, reduciendo las consecuentes dificultades logísticas de obtener los resultados en un tiempo oportuno.

Estas son experiencias prácticas que merecen ser tomadas en cuenta, permiten de manera inmediata delinear políticas acordes a la realidad nacional, facilitando el control y la fiscalización por parte de las autoridades competentes. Reiterar que se encuentran en plena vigencia las leyes ambientales y sus correspondientes regulaciones, así como la necesidad de cumplimiento de los convenios internacionales en materia de minería y medio ambiente que Bolivia suscribió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario