domingo, 15 de junio de 2008

“La siderurgia es la industria de industrias”

¿Falta de visión? ¿falta de mercado? Lo cierto es que en 1983, las universidades que ofrecían la carrera de siderugia en Bolivia decidieron cerrarla. Esto causó que hoy, los dedos de una mano sobren para contar a los bolivianos especializados en el campo.

Uno de los pocos profesionales que cuenta entre ellos es José Antonio Balderrama, ingeniero siderúrgico y director en la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia. Remarca la importancia de empezar a capacitar recursos humanos en siderurgia, “la industria de las industrias”, a fin de que el país esté preparado para la explotación del Mutún.

¿Por qué recién cobra importancia el tema del Mutún?
Lamentablemente, el Mutún está en una situación muy difícil para extraer el mineral. En tema de siderurgia, se habla de cientos de miles de toneladas de mineral que deben ser transportadas casi diariamente.

Debido a que recién existe gas natural en la zona, lo que es sinónimo de energía, y además el ingreso de la China en el mercado mundial, que ha elevado considerablemente la demanda, ahora sí se abre el mercado para nuestro mineral.

En cuanto a la ruta por donde debe ser extraído el mineral, desde mi punto de vista es mucho más factible si se lo exporta desde el puerto de Arica. Parecería un contrasentido, pero la distancia que existe desde el Mutún hasta Puerto Nueva Palmira, que está sobre el Atlántico, es exactamente la misma desde Puerto Suárez hasta Arica; con la ventaja de que para ir a Nueva Palmira, habría que construir un ferrocarril de casi 130 kilómetros a través de un Pantanal.

En cambio, para llegar a Arica, tenemos un ferrocarril ya instalado desde Puerto Suárez hasta Santa Cruz; desde allí hasta Aiquile hay una distancia menor a los 90 kilómetros y de ahí a Arica existe una vía férrea.

Ahora, hablando ya del tema siderúrgico, se ha hecho una firma de contrato con la empresa Jindal. Dentro de su planificación, la empresa tiene que poner en el mercado nacional 2,5 millones de toneladas de acero (...).

¿Qué va a hacer Bolivia con la cantidad de acero que producirá la empresa Jindal?
El acero tiene infinidad de aplicaciones, desde clavos, tornillos, alambres, fierro de construcción, chapas para automóviles, para maquinaria pesada, tubos para hacer gasoductos, en fin. Todas ellas son importantísimas para la economía de Bolivia.

Cada una de estas empresas reporta por su cuenta una serie de recursos económicos y es por ello que casi todos los países en el mundo han subvencionado la siderurgia porque se la denomina industria de industrias.

Entonces, es importante que empecemos a preparar gente para afrontar esta necesidad de crear industrias. Infelizmente, desde 1983, todas las universidades cerraron la carrera de siderurgia porque no existían mayores perspectivas. Ahora sí existen y las universidades deberían preocuparse por abrir esta carrera y comenzar a preparar a nuestra gente; no vaya a ser que cuando esté el acero en el mercado, tengamos que exportar acero o importar técnicos.

Es decir que actualmente no hay suficientes profesionales capacitados en esta área...
No hay ninguno. Los pocos —creo que hay uno más— hemos estudiado en la década del 70.

A parte de profesionales, ¿qué otros aspectos debe atender el país para poder aprovechar la explotación del Mutún?
Hay un problema que es importante que el Gobierno vaya encarando, que es la provisión de gas natural a la empresa Jindal.

Sabemos los problemas que existen con la provisión de gas al Brasil. ¿Será suficiente para poder proveer a la Jindal? Ese es un problema que ya se lo debería estar encarando, seguramente se lo está estudiando. Luego, la siderurgia requiere de una serie de insumos adicionales que, con seguridad van a favorecer a empresas colaterales.

¿Y existen en el país estas otras industrias?
Sí, existen. Lo que pasa es que va a crecer la demanda en todos los rubros, en el área de carpintería, de mecánica, de soldadura, todas las áreas van a necesitarse dentro de esta industria que es grande; ni hablar de la mano de obra que se genera con la siderurgia.

Teniendo en cuenta las condiciones que usted señala, ¿está el país a tiempo para beneficiarse de la bonanza de precios del hierro?
La bonanza de precios puede en algún momento dejar de ser, una vez que la China haya satisfecho sus requerimientos, que en este momento son grandes.

Actualmente, en el mundo se está dando una escasez de provisión de mineral de hierro en el orden del 30% (...). Ahora en el país estamos viendo el problema que tenemos con la construcción. Sin embargo, como en todos los rubros, no es algo que persista en el tiempo, esto puede pasar y podemos perder nuestro cuarto de hora. Entonces, hay que tomarla en serio, porque es una empresa que genera muchas divisas.

A nivel regional, ¿cuán importante es el yacimiento?
El Mutún es uno de los yacimientos más grandes del mundo, tiene 40.000 millones de toneladas. Si bien es muy importante, no es el mejor yacimiento. Por ejemplo, Brasil tiene más que ese volumen, pero no en un solo yacimiento.

Por otra parte los países industrializados han marginado a la siderurgia debido a que a los jóvenes les interesa más las tecnologías de punta (...). Quienes han agarrado la batuta son los países latinoamericanos. Brasil, Argentina, México, Venezuela, Perú, Chile, están abriendo plantas siderúrgicase e invirtiendo miles de millones de dólares porque saben que es un negocio con el que se puede ganar mucho.

¿Es posible calcular cuánto más durará la bonanza?
No se sabe, hay muchos factores. Lo que sí es previsible es que esto no es sustentable en el tiempo. Puede influir el cambio de gobierno en EEUU, una nueva política con el dólar puede hacer variar toda la economía mundial; el tema energético; los alimentos. Son varios factores que hacen casi imposible prever. Se puede decir que no va a ser sustentable, quizás dure una década. En ese período, tenemos que aprovechar para instalarnos en el mercado mundial, porque una cosa es que bajen los precios y otra, que no se necesite el acero. Y el acero siempre se va a necesitar.

Para que no suceda lo mismo que con la minería en los 80, cuando cayeron los precios, ¿de qué forma se tendría que encarar esta coyuntura?
Es difícil que los precios caigan mucho porque no son muy altos. De cualquier forma, casi todos los países han subvencionado la siderurgia porque es la columna vertebral de la industria de un país (...). Es importante que nos pongamos a preparar a nuestra gente y a interesarnos por el tema de la siderurgia. Es cuestión de empezar y las posibilidades se abren por todo lado.

“ Hay que empezar a preparar a nuestra gente, no vaya a ser que tengamos que exportar acero o importar técnicos. ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada