sábado, 25 de febrero de 2017

Bolivia producirá estaño, indio y zinc superando monoproducción minera

La instalación y puesta en marcha de la Fundición de Zinc en Oruro permitirá a Bolivia exportar nuevos productos generando importante valor agregado como el indio metálico que será recuperado en los procesos de refinación del estaño y del zinc, proyecto que se concreta fruto de una alianza estratégica de legisladores y empresarios privados de la región.

La pronta puesta en marcha de la refinería de zinc en Oruro, en el Complejo Metalúrgico de Vinto en inmediaciones de la homóloga población a 7,5 kilómetros de la ciudad, fue confirmada por el ministro de Minería, Cesar Navarro, quien destacó que ese hecho cambiará la vida de un país que se registra como monoproductor de estaño. Dijo que además obtendrán otros subproductos como plata y oro, resultado de las pruebas del diseño por sumersión que se realiza en la Fundidora Nacional, lo cual fue ratificado por el gerente general del Complejo, Ramiro Villavicencio, en la rendición de cuentas públicas del Ministerio de Minería.

El ministro Navarro confirmó que con una inversión superior a los 300 millones de dólares se tendrá este beneficio que posicionará al país como productor también de indio en base al diseño de ingeniería básica que se realiza en Bolivia en la Fundición de Vinto.

La ejecución del proyecto desde la fase de diseño es posible por la vigencia de la Ley 625 promulgada el 31 de diciembre de 2014, habiendo sido proyectista de la ley el diputado y después senador Ricardo Aillón Álvarez, luego de un proceso de análisis y estudios realizados en la Federación de Empresarios Privados de Oruro (FEPO) durante la presidencia de Luis Ramiro García, planteando como alternativa al desarrollo productivo minero del país.

La ley contiene los justificativos y la necesidad de prioridad que otorgó la Asamblea Legislativa Plurinacional, que "declara de prioridad y necesidad del Estado Plurinacional de Bolivia, la construcción e instalación de refinerías de zinc en los departamentos de Oruro y Potosí". El proyecto de la ley propuesta de principio sólo consignaba al departamento de Oruro, habiéndose luego modificado para incluir a Potosí, región donde también se produce concentrados de zinc y donde se tendrá otra planta en el Complejo Metalúrgico de Karachipampa.

La Ley 625 fue aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional cuando ejercían como presidentes de la Cámara de Senadores Eugenio Rojas Apaza y de la Cámara de Diputados, Marcelo William Elío Chávez, respectivamente, en base al proyecto presentado por el legislador Ricardo Aillón que logró el respaldo de otros parlamentarios de las bancadas de Oruro y Potosí.

El ex asambleísta Ricardo Aillón, destacó que una alianza de los legisladores orureños con los directivos de la Federación de Empresarios Privados viabilizó este proyecto a partir de la aprobación y promulgación de la ley a finales del año 2014, lo que demuestra que cuando existe voluntad política y deseos de progreso se pueden impulsar proyectos productivos que ahora favorecerán a los productores mineros de zinc en el país.

viernes, 24 de febrero de 2017

Cooperativas mineras inician migración de 500 contratos



La Corporación Minera de Bolivia (Comibol), inició el proceso de migración de contratos vigentes con las cooperativas mineras. El ente estatal tiene la intención de alcanzar al menos 500 contratos en los próximos meses, como arranque en el proceso de reestructuración de la nueva empresa pública.


“Desde 1987, Comibol ha suscrito contratos de arrendamiento con las cooperativas, respaldada por dos decretos. Son aproximadamente 500 y tendrán que adecuarse a contratos de operación minera, con otras características de un simple contrato de arrendamiento”, explicó el presidente de Comibol, José Pimentel.


El año pasado, el directorio de la estatal dio a conocer que la entidad envió varias comisiones técnicas a los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí con el fin de verificar el estado de situación de los contratos con cooperativistas antes de la Ley 535 de Minería y Metalurgia de 2014. Esos contratos daban a las cooperativas, la libertad de asociación con empresas privadas y lo único que debía hacer Comibol, era administrar ese convenio. A cambio, recibía el 1% del valor neto de ventas como alquiler a la corporación.


La nueva Ley de Minería, según Pimentel, se aprobó con varios vacíos legales y entre otras cosas, hizo desaparecer el ingreso. “El año pasado salió una nueva ley restituyendo a la Corporación, el derecho sobre estos espacios y entonces, la Comibol volverá a recibir este 1% pero como la nueva ley no habla de contratos de arrendamientos, hay que modificar la relación que había para que se enmarquen en lo que establece la Ley Minera. El porcentaje que ha recibido la entidad estatal va a ser probablemente el mismo”, añadió por su parte el experto en minería, Héctor Córdoba.

Reestructuración
Entre tanto, José Pimentel, dijo que la reestructuración de la firma estatal será dispuesta a través de un decreto supremo que apruebe el Gabinete Ministerial, tal como establece la Ley de Empresas Públicas.
“En este periodo, estamos tratando de tener un conocimiento de la situación real de la empresa, para emprender las nuevas tareas que nos toca. Hay que estructurar una empresa corporativa y eso lo dice la ley, que tenga la capacidad de controlar a sus empresas subsidiarias”, manifestó.


Hace un mes, durante la posesión de Pimentel como autoridad de la Corporación, el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, declaró que el proceso de reestructuración se sustentará en la agregación de valor con procesos de fundición y refinación de minerales, entre otros.


Luego del inicio de esta nueva fase, Comibol pretende invertir $us 50 millones este año y encumbrarla con capacidad de incidir en la bolsa de los minerales, finalizó Pimentel

La fundición de zinc para Oruro

Hay un proyecto que en Oruro cobró importancia y por lo mismo despertó las esperanzas del sector minero al anunciarse, hace tres años, la decisión gubernamental de emplazar dos plantas fundidoras y refinadoras de zinc, una en Oruro y la otra en Potosí, aprobándose una inversión de 500 mil dólares, para ambas, lo que significaba tener asegurado un presupuesto de cuarto millón de dólares para desarrollar el proyecto, que se fue postergando sin mayores explicaciones, pero en ningún caso quedó fuera de la estrategia metalúrgica para ampliar el desarrollo industrial de la minería regional.

En el tiempo del anuncio de poner en marcha las fundiciones de zinc, el titular de minería de entonces, señalaba que ambas plantas tendrían una capacidad de producción de 200 mil toneladas métricas finas por año. En ambos casos la idea era procesar el 50 por ciento de la producción nacional de zinc, con una utilidad que permitiría recuperar al menos el 30 por ciento del valor que hasta hoy perciben las empresas de fundición del exterior. Oruro tendría una participación del 50% en el plan de refinar y fundir el zinc boliviano, aunque una observación técnica de un viceministro, señalaba que las dos plantas sólo procesarían el 33, 3 por ciento de la producción del mineral, por lo mismo la perspectiva obligará a una ampliación del proyecto para tener más capacidad de fundir el mineral, rescatando de ese modo las ganancias que hasta ahora benefician a fundidoras extranjeras.

Lo señalado es parte del proyecto "original", cuando se lo lanzó de manera oficial como una alternativa de rápido proceso para ganar tiempo al tiempo e incorporar al país en la cadena industria del zinc.



LA OPERACIÓN

ACTUALIZADA

Cómo referimos en párrafos anteriores, el proyecto se mantuvo, como también la ilusión orureña de ampliar su cadena metalúrgica, de ahí que en una referencia más actualizada sobre el tema, casi finales del pasado año, se "reconfirma" la instalación de la planta fundidora de zinc en Oruro, ubicándola estratégicamente en los terrenos de la Empresa Metalúrgica de Vinto (EMV), donde realmente se establecerá un complejo de magnitud, para el procesamiento de nuestros concentrados minerales.

Algunos datos han variado, seguramente en función a la actualización de un estudio elaborado por profesionales de la EMV, al señalar que la nueva planta de fundición y refinación de concentrados de zinc, tendrá una capacidad de 62 mil toneladas anuales, pudiendo obtener además subproductos que acompañan a los concentrados de zinc, tales como el indio, galio, germanio, plomo, cobre y un porcentaje de estaño. Con lo que se ampliaría la capacidad productiva de Vinto y por supuesto el retorno financiero, que consignado como utilidades, tendrán un mayor beneficio en regalías, impuestos y de manera general ingresos para el país y la región.

En lo que corresponde a la inversión, hay una modificación sustancial y es que de los 250 millones de dólares previstos al lanzarse el proyecto, ahora se estima que lo necesario será de 345 millones de dólares, con lo que se podrá emplazar el proyecto que está siendo esperado por Oruro y que puede concretarse en su fase inicial, una vez que el anuncio de gobierno sea formalizado, lo que significaría un regalo de la magnitud que necesita Oruro para entrar en el proceso de industrializar sus concentrados minerales para exportarlos con valor agregado, pero además con la opción más próxima de tener a mano materia prima para la diversificación industrial, que colocará a nuestro departamento en la línea productiva de la recuperación minera y el avance de su metalurgia.

Hay ventajas que serán aprovechadas en el nuevo proyecto, como el caso de servicios ya instalados y en uso, el caso de energía, gas natural, adecuada infraestructura, vinculación caminera de primer nivel, conexión a la red ferroviaria y un aeropuerto internacional a pocos kilómetros de la planta, es decir en criterio de los expertos, todo lo necesario para arrancar con un proyecto que mucha falta le hace a Oruro en el tiempo presente.

Un proyecto de la magnitud de la fundición de zinc, necesita asegurar la provisión de la suficiente materia prima, en este caso se mencionan a las minas de Colquiri y Bolívar como proveedoras de concentrados, pero se estima que en el tiempo que tarde la implementación del proyecto, se activarán más fuentes productoras de zinc, Huanuni podrá sumarse a esos planes, como también lo harán algunas cooperativas y una de las empresas más importantes de la minería privada.

En lo que corresponde al financiamiento de más de 300 millones de dólares, se estima que los detalles serán divulgados a tiempo de oficializar la puesta en marcha del proyecto, aunque recordando algunas alternativas propuestas por ex ejecutivos de los organismos de la minería nacional, señalaban la posibilidad de crear sociedades de inversión, Estado y empresa privada, bajo algunas condiciones de garantía para las dos partes, en función de concretar la instalación de la fundición de zinc, su modo de producción, administración, tiempo de recuperación de inversiones, garantías y otros detalles, afines a la modalidad de financiamiento, sin descartarse la invitación directa e incluso el sistema "llave en mano", que por la magnitud de la inversión, implica medidas de seguridad, para Estado y empresa.

Pueden darse varias formas para encarar el proyecto, lo importante es que exista definición y voluntad política para su concreción, luego reglas claras y su cumplimiento bajo normas de seguridad que garanticen alcanzar el objetivo de dotar a Oruro, de una moderna fundición de zinc.


jueves, 23 de febrero de 2017

Bolivia Mining 2017: La primera Feria Minera en Potosí logró sus objetivos de promoción

La Feria Minera en Potosí, Bolivia Mining 2017 batió récord, ya que el movimiento económico superó los 38 millones de dólares y visitaron la feria más de 6.000 personas, un 95% del público fue netamente minero.

La ciudad de Potosí fue sede de la Feria Internacional de la minería y metalurgia, Bolivia Mining 2017, evento que se llevó a cabo durante tres jornadas en los primeros días de febrero en el coliseo ciudad de Potosí.

Las grandes, medianas, pequeñas empresas y cooperativas mineras visitaron la feria para ver toda la proveeduría que los expositores nacionales e internacionales llevaron a la feria, informó Waldo Ballivián, presidente ejecutivo de Tecnoeventos.

El movimiento económico fue superior a los 38 millones de dólares y la asistencia del público superó las 6.000 personas.

La feria Bolivia Mining 2017 presentó toda la maquinaria y equipos requeridos para la exploración y explotación de minerales, suministros, herramientas, y todos los servicios para la industria en general, con énfasis en el sector minero metalúrgico.

Otros sectores que estuvieron presentes en la feria fueron la banca, aseguradoras, telecomunicaciones, transporte y logística, añadió Ballivián.

El objetivo de la feria fue dar a conocer la actividad minera que se realiza en Potosí, generar un espacio de encuentro y donde se presente la última tecnología en cuanto a maquinaria, equipos y suministros ya que la minería en este departamento tiene un gran potencial.

Las ferias mineras son consideradas como uno de los eventos más importantes que se realizan en Bolivia actualmente, ya que la mayoría de los actores de la industria se dan cita a las distintas ferias para establecer lazos que les permitan fortalecer los encadenamientos productivos entre las empresas, para generar más negocios, inversiones y una mayor competitividad.

Los países que tuvieron participación fueron, Chile, Perú, Argentina, Italia, Brasil, México, EE.UU., China y Bolivia.

Tecnoeventos organizó ferias de minería en las ciudades de Oruro, también en La Paz y cerró recientemente la primera cumplida en Potosí, el centro productor minero más importante del país.

Finalmente entre los organizadores y expositores se decidió convocar nuevamente a la segunda versión de la feria para febrero del 2018 anticipando un crecimiento de por lo menos un 100 % para el siguiente año, anunció Ballivián.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Oruro baluarte de la minería

Oruro celebra 236 años de su gesta revolucionaria, cuando un puñado de valientes patriotas decidió poner fin al saqueo de sus riquezas mineras por la atrabiliaria ocupación española y por eliminar un estado de opresión en injustas condiciones de sometimiento que en un 10 de febrero de 1781, llegaron a su fin.

Oruro ha sido desde su creación una tierra eminentemente minera, ese hecho natural y extraordinario ha marcado la condición del distrito como baluarte de la producción minera, con una serie de altibajos, producto de las grandes presiones internacionales y la competencia de intereses entre potencias, que han alterado el ciclo de explotación de la riqueza minera pero no han logrado, ni lo harán, cambiar esa condición que en el tiempo actual necesita de un esfuerzo especial y decidido para reencontrar el camino hacia la reactivación de la minería orureña, puntal de la generación de riqueza para el país y por supuesto la región.

La historia nos recuerda el alzamiento de 1781 que encabezó el rebelde Sebastián Pagador, junto a Don Jacinto Rodríguez de Herrera y un puñado de valientes decidido a cambiar el rumbo de la historia, dejando a Oruro liberada del yugo y en condiciones de enfrentar su desarrollo con el uso directo de su riqueza.

Ésta es la oportunidad propicia para releer y rescatar el valor de la exhortación que fuera planteada por el patriota Sebastián Pagador cuando señaló: "En ninguna ocasión podemos dar mejor evidentes pruebas de nuestro amor a la Patria, sino en ésta, no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas, gustosos en defensa de la libertad". La idea es que ésta arenga nos motive a sacrificarnos por lograr objetivos concretos a partir de una voluntad férrea en defensa de nuestra minería. Basta de discursos, lo que se necesita son inversiones y tecnología. Viva Oruro, Viva el 10 de Febrero.

martes, 21 de febrero de 2017

Iniciativa minera de $us 4.350 millones

Pese a la persistente caída que viene mostrando el número de proyectos aprobados por el Sistema de Evaluación Ambiental (SEA), en el último trimestre del año pasado el monto de inversión de dichas iniciativas mostró una mejoría.

El tercer informe "Proyectos de Inversión en el SEA", elaborado por el Observatorio de la Productividad de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), a partir de la base de datos del Servicio de Evaluación Ambiental, da cuenta de esta situación.

Durante el cuarto trimestre de 2016 se aprobaron 86 proyectos en el SEA, 6,5% menos que el mismo período del año anterior. Para la CPC, ese dato es relevante de destacar, dado que, más que los proyectos que ingresan, los aprobados finalmente son los que tienen mayor posibilidad de transformarse en una inversión concreta.

Eso sí, hay un cambio de tendencia respecto a los montos. El total de inversión autorizada en el período fue de $us 8.114 millones, 84,3% más alto que el cuarto trimestre de 2015.

Joanna Davidovich, directora ejecutiva de la Comisión de Productividad de la CPC, explica que este dato está fuertemente influenciado por la aprobación de un proyecto grande en el período, que es el desarrollo de la minera Centinela, por $us 4.350 millones.

Respecto a la información más global, durante el cuarto trimestre de 2016, concluyeron su tramitación en el SEA 132 proyectos. Esto significa que fueron clasificados como aprobados o rechazados, o no fueron calificados porque el titular desistió de su evaluación o fue terminada anticipadamente por el SEA. El número de proyectos que concluyó su tramitación, 20% menor que el mismo trimestre del año anterior, es el punto más bajo en la serie de iniciativas tramitadas. Sin embargo, es equivalente a $us 9.508 millones de inversión, casi 30% mayor que el cuarto trimestre de 2015, y 12% más alto con respecto al promedio 2007-2015.

lunes, 20 de febrero de 2017

Importante aumento en producción de cobre

En 12,5% aumentó en 2016 la producción de cobre fino del grupo Antofagasta Minerals, el brazo minero del grupo Luksic.

De esta forma, el holding alcanzó un total de 709.400 toneladas. Un incremento que se debe en parte importante al aporte realizado por las tres operaciones que el grupo controla en nuestra Región: Centinela, Zaldívar y Antucoya.

El presidente ejecutivo de Antofagasta, Iván Arriagada, explicó que el resultado es explicado por la mayor producción en Minera Centinela, la integración de Minera Zaldívar y al aporte de Minera Antucoya, compañía que alcanzó su plena capacidad de producción de cobre fino en el transcurso del año.

De esta forma se logró compensar el término de las operaciones que el grupo tenía en Minera Michilla, operación que fue traspasada en diciembre de 2016 a Haldeman Mining Company S.A., para ser explotada en el futuro como una operación de mediana minería.

En detalle, Minera Centinela tuvo una producción total de cobre durante el último trimestre del año fue un 22,6% más alta que la del trimestre anterior a raíz de un aumento en las leyes del mineral y a una mejora en la capacidad de procesamiento.

En total fueron producidas 76 mil toneladas de cobre en el cuarto trimestre y 236.200 toneladas durante todo el 2016.

En cuanto a la producción de subproductos la compañía, obtuvo 76.400 onzas de oro en el cuarto trimestre, lo que significó un aumento de 36,2% en comparación con el trimestre anterior. Para el 2016, completó 213.000 onzas de oro, un 31,1% más de lo producido en el año anterior. El incremento se explica por una mayor capacidad de procesamiento y mejores leyes

Otro hecho destacado por Arriagada fue la Resolución de Calificación Ambiental para el Proyecto Desarrollo Minera Centinela (DMC), obtenida durante diciembre del año pasado.