sábado, 23 de julio de 2016

Trabajadores piden auditoria a la EMH sobre el uso poco 'transparente' de millonarios recursos

La falta de transparencia en el uso de los recursos en la Empresa Minera Huanuni (EMH) y el excesivo gasto en maquinarias que no se adecuaron a la actividad, son algunas de las razones expuestas por la dirigencia sindical para solicitar una auditoría técnica y económica de las gestiones comprendidas entre el 2010 al 2014.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Mineros de Huanuni, Richard Callisaya dijo a ANF que el reciente desembolso de 36 millones de dólares por parte del Gobierno para la reactivación de la empresa estatal es importante para invertir en la ampliación de las áreas de explotación, pero no suficiente para garantizar la sostenibilidad de la minera que requiere de un acompañamiento en la gestión técnica y administrativa.

"Lamentablemente hemos venido denunciado que las administraciones que han pasado por Huanuni no han sabido administrar los recursos, han comprado maquinaria a la que no le dan el uso, y para generar condiciones hemos pedido las auditorias correspondientes porque no se ha manejado el dinero de Huanuni de manera transparente en las anteriores gestiones", señaló.

Callisaya dijo que en la EMH se compraron volquetas por más de 2 y 3 millones de dólares que incluso no entran a la bocamina. "Eso ya es un mal uso de los recursos, por esa misma razón es que hemos pedido auditoría a las gestiones del 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014", indicó.

Las inversiones millonarias en la Empresa Minera Huanuni -dijo el dirigente- deben ser explicadas, más aún cuando no cuentan con especificaciones técnicas, porque "hubo una muy mala administración".

El nuevo ingenio de Huanuni tuvo un costo de $us 50,3 millones con capacidad de producción de 3.000 toneladas al día, lo cual aún no se alcanzó. "Las volquetas son alemanas, creo que lo único chino que tenemos es el ingenio, pero aun no podemos decir que funcione bien.

El dique de colas o depósito de aguas mineralizadas tuvo una inversión en su primera fase de 112 millones de bolivianos, y se prevé operará desde febrero de 2017, al igual que el ingenio que no contaba con agua.

También se invirtió $us 7 millones en la construcción de la subestación central de electricidad.

Calisaya dijo que la minera de Huanuni depende mucho de la cotización del precio del estaño en el mercado internacional, pues una disminución de dos puntos en la cotización implica la pérdida de 3 millones de dólares anuales

El dirigente dejó en claro que la reducción de personal que llega a 3.850 trabajadores mineros no está en discusión, y no lo estará. "Sí Huanuni se vio en momentos difíciles fue por una mala administración y no por culpa de los trabajadores", dijo.

Alarma disminución de las regalías mineras potosinas

La recaudación de regalías mineras del primer semestre de este año bajó en 45.5 millones de Bolivianos, de acuerdo con el informe de la secretaría de Minería y Metalúrgia del Gobierno Autónomo del Departamento de Potosí.
El documento entregado por la Unidad de Regalías Mineras dice que en el primer semestre captaron Bs 210.488.478 por aporte minero mientras que en similar perido de 2015 el ingreso es de 255.996.082.
La disminución porcentual de los ingresos comparativos entre los dos años corresponde al 17,7 por ciento, lo cual es considerado como muy elevado.
Si se toma en cuenta que en 2011 y 2012, los ingresos por regalías fluctuaron entre 765 y 628 millones de Bolivianos, la meta establecida para este año (466 millones) es bastante conservadora.

Se hizo prevalecer el derecho indígena en caso Mallku Khota

a Procuraduría General del Estado (PGE) hizo prevalecer los derechos de los pueblos indígenas del norte de Potosí, en la defensa arbitral que interpuso la empresa South American Silver (SAS) por la nacionalización de Mallku Khota.

El 21 de julio concluyó la audiencia de presentaciones orales por la demanda arbitral contra Bolivia debido a la reversión de las concesiones mineras de la empresa canadiense South American Silver Limited (SAS), en Mallku Khota. En ésta, la Procuraduría General del Estado (PGE) hizo prevalecer el derecho indígena originario campesino del norte de Potosí.

Las audiencias duraron dos semanas ante el Tribunal Arbitral, instaladas en Washington, Estados Unidos.

Mediante el Decreto Supremo 1308 del 1 de agosto de 2012, el Gobierno determinó revertir a favor del Estado las 10 concesiones mineras de South American Silver que detentaba en la compañía minera Mallku Khota, en las provincias Alonso de Ibáñez y Charcas de Potosí.

Producto de esta reversión, la empresa canadiense interpuso un arbitraje internacional en contra de Bolivia y pretende una indemnización de $us 400 millones.

La defensa legal del Estado argumentó que Bolivia cumplió con sus obligaciones internacionales brindando seguridad a la inversión extranjera.

Según la PGE, los derechos indígenas fueron vulnerados durante la ejecución del proyecto minero por parte de la empresa canadiense.

La entidad informó que ahora se esperará la resolución final del tribunal, que se materializará con la emisión de un laudo arbitral.

Sellan acuerdo para desarrollo de la minería departamental

El encuentro departamental minero desarrollado ayer en la ciudad de Potosí permitió sentar las bases del desarrollo futuro de esa actividad productiva.
El ministerio de Minería, el Gobierno Autónomo del Departamento de Potosí, la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin) y la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) se reunieron ayer en la ciudad de Potosí y hablaron de la necesidad de establecer políticas de apoyo a los productores, en especial, en el acceso a nuevas áreas de trabajo, implementación de políticas de preservación del medioambiente y otras.
Entre las conclusiones figura el compromiso del Servicio Geológico Minero (Sergeomin) para apoyar a las cooperativas mineras en la identificación de nuevas áreas de trabajo.
Por su parte, la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM) liberará áreas que se encuentran en proceso de reversión para que sean dispuestas a los tres actores mineros con participación de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) y otras.
Por su parte, el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom) coordinará con las cooperativas para mejorar el control de la salida de minerales e incrementar los volúmenes de regalías mineras.

CUIDADO
En el ámbito medioambiental acordaron buscar consenso para la modificación del Reglamento Ambiental para Operaciones Mineras (RAAM) para su puesta a consideración de las cooperativas mineras potosinas y del resto del país con la finalidad de eliminar los elementos burocráticos que, según dijeron, obstaculizan el trámite de la licencia ambiental.
Los participantes en el encuentro minero establecieron conformar una comisión con presencia de las instituciones y actores productivos además de las alcaldías para buscan financiamiento nacional e internacional destinado a proyectos y programas para el tratamiento de aguas ácidas y otros factores de deterioro de la calidad del medioambiente.
El ministro de Minería, César Navarro, manifestó que el tema ambiental es importante porque, en la medida que las operaciones mineras no respeten la naturaleza, irán perdiendo espacio y afirmó que las comunidades se opondrán a su presencia, lo cual alertó porquée ese tema constituye un peligro a mediano plazo.
El principal acuerdo de la reunión es que a partir de los puntos de consenso logrados ayer se trabajará una propuesta de desarrollo departamental de la minería porque Potosí es una región en la que esa actividad productiva tiene un peso específico existiendo comunidades que mantienen microeconomías basadas exclusivamente en las tareas de extracción y comercialización de minerales.
EL 20 DE

OCTUBRE es la fecha acordada para evaluar los avances con relación a los puntos acordados en el encuentro minero desarrolado ayer.

Estancamiento

Los cooperativistas mineros de Potosí perciben que existe un alto deterioro de la calidad de los yacimientos mineros.
El ejecutivo de la Federación de Cooperativas Mineras del Norte de Potosí, Severino Alcachi, informó que están "arañando" el mineral en yacimientos que ya fueron trabajados en la época colonial.
Lamentó la falta de apoyo estatal a su sector y convocó a unir esfuerzos para mejorar los procesos de exploración y acceso a nuevas fuentes de trabajo para su sector.

Horno Kivcet calentará en agosto

El ministro de Minería, Cesar Navarro, informó que se otorgó un nuevo crédito de siete millones de bolivianos a la planta fundidora de Karachipampa para recoger los ladrillos refractarios que permitirán que entre agosto o septiembre se inicie el calentamiento del horno Kivcet.

“Ya le hemos otorgado un nuevo crédito de cerca de siete millones de bolivianos a Karachipampa para recoger los ladrillos refractarios porque el horno Kivcet tiene que tener cada siete u ocho meses un mantenimiento periódico y un cambio de los refractarios, cuesta aproximadamente un millón de dólares, lo que nos puede permitir que en el mes de agosto o septiembre tengamos el inicio del calentamiento del horno”, explicó en conferencia de prensa.

Navarro reconoció que se tropezó con múltiples problemas, sin embargo, dijo que el gobierno insistirá en el funcionamiento de esta fundidora de plata y plomo.

“Lo sencillo y lo conflictivo sería dar un paso regresivo en el tema de Karachipampa y decir esto no funciona y esa actitud no la podemos asumir porque para nosotros Karachipampa es un paso vital, si nosotros queremos dar el otro paso cualitativo que tiene que ver con la planta de zinc”, puntualizó.

A su juicio, los dirigentes de Comcipo “muestran una actitud tendiente” a que fracase Karachipampa, porque nunca fueron propositivos.

Reestructurar la estatal minera


Mucha gente próxima a la actividad minera, entre profesionales del ramo sean ingenieros geólogos, metalurgistas, de minas o técnicos del ramo, a los que se suman trabajadores asalariados del sector estatal o privado, cooperativistas, personeros del aparato minero, ministerio o la Comibol por los datos que se difunden son convencidos de efectuar cambios sustanciales en el aparato que mueve los engranajes del sistema.

La coincidencia quiérase o no, llega a ese punto invariable de exigir la aplicación de medidas reestructuradoras en el pesado, lento y burocrático sistema que aún mantiene la Corporación Minera de Bolivia, Comibol, la que sigue administrando algunos contratos, queriendo y no pudiendo desarrollar proyectos de explotación minera, porque ni siquiera se puede empezar por la prospección y exploración de nuevos yacimientos, lo que obliga a ésta empresa a dedicarse al seguimiento de lo que sucede en los pocos centros mineros estatales, las fundiciones, una que se defiende con su producción regular y la otra que posiblemente antes de fin de año pueda volver a fundir lingotes de plomo y plata. Mientras tanto no funciona la brújula que marque el norte del avance de Comibol.

No se puede hablar de nueva minería, pues la antigua aún prevalece en lo que corresponde al sector estatal que sigue explotando las vetas de lo que fueron ricos yacimientos como el Posokoni en Huanuni o el rendidor de Colquiri u otros yacimiento menores que se agotan paulatinamente, en lo nuevo corresponde a la minería mediana privada, con el ejemplo de San Cristóbal y otras menores en Potosí, como San Vicente, la empresa Manquiri, San Bartolomé, que gracias a inversiones externas han mejorado tecnología y pueden sostener equipos laborales sin mayores inconvenientes, además de cumplir con los recaudos que exige la Ley de Medio Ambiente.

Se habló bastante de asumir medidas de emergencia, las llamaron también de contingencia, en todo caso como "tabla de salvación" para evitar que algunas empresas se "ahoguen" debido a la crisis de los precios bajos, y los soportes se efectivizaron como créditos especiales, por decreto en condición de fideicomisos y montos importantes se utilizan aún en recomponer las minas afectadas por la caída de los precios internacionales.

En ese ajetreo de buscar soluciones a la problemática minera, justo al comienzo de la crisis, con sentido muy práctico, los trabajadores mineros asalariados fueron los que propusieron una "reestructuración" de la Comibol, como el aspecto más importante para salvar la minería en Bolivia.

El Estado se comprometió a ejecutar lo que denominó una "reconstrucción" de la Comibol, inclusive se habló de una refundación de la entidad, pero en la práctica, más allá del denominativo institucional, lo importante era recomponer la entidad partiendo de su "recomposición" estructural, con lo que estaban de acuerdo moros y cristianos, pero transcurridos muchos meses y medio año de la gestión presente la Comibol, sigue siendo la misma, como transcurre también la situación de la minería. ¿Hasta cuándo se esperará una reorganización de la estatal minera? Según los entendidos pudo ser una tarea de no más de seis meses y ya era tiempo por demás suficiente para definir líneas maestras en la Comibol.

viernes, 22 de julio de 2016

Sumitomo habla de sus planes con el Gobierno


Una delegación de la empresa japonesa Sumitomo Corporation llegó a Bolivia para reunirse con el ministro de Minería, César Navarro, y tratar temas de desarrollo e inversiones en el sector minero.

La visita protocolar estuvo encabezada por Masahiro Fujita. Sumitomo es una de las principales empresas que explotan complejos (zinc, plomo y plata) en la minera San Cristóbal, en Potosí.

"Para las nuevas inversiones se están discutiendo incentivos para la fase prospectiva y explorativa en la actividad productiva minera”, explicó Navarro.

Estos alicientes servirán para que las operadoras realicen nuevos emprendimientos mineros en el país. "La minería es un factor de desarrollo que tiene que ver con el empleo, pero además desempeña un rol de equilibrio tanto en el sector privado como público”, señaló.

San Cristóbal es la tercera mina de plata a cielo abierto más grande del mundo y la quinta de zinc, además de ser el proyecto minero más grande desarrollados en Bolivia desde los impulsados por Simón Patiño a principios del siglo XX, según el historiador Mariano Baptista.

Actualmente es administrada por Sumitomo, una empresa minera japonesa. La mayor parte del yacimiento está donde se ubicaba la iglesia de la localidad.

La minera San Cristóbal destinó 1.400 millones de dólares para desarrollar la cadena minera en Bolivia, señala su página web, aunque no precisa en qué periodo.