miércoles, 1 de marzo de 2017

Minería de Oruro se patentiza en devoción, tradición y folklore

En el aspecto terrenal se encomiendan al "tío de la mina".

Una verdadera simbiosis entre devoción religiosa y paganismo terrenal, inigualable en su práctica y única expresión que da una característica exclusiva al Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, título otorgado por la Unesco en reconocimiento a valores incomparables en cualquier otra latitud del mundo.

Los visitantes especialmente deben saber que el origen del carnaval se sintetiza en la devoción de los mineros, que dejando los oscuros socavones en la profundidad de la tierra, expresan su agradecimiento a su protectora la Virgen del Socavón por el cuidado de su vida y por las "ganancias" materiales que obtienen.

Pero los mineros pasan por otra alternativa cotidiana, cuando antes de iniciar su trabajo en los socavones mineros le rinden pleitesía a una figura satánica que lo conocen como el "tío de la mina", que supuestamente les otorga suerte y seguridad en su trabajo cotidiano. El culto se cumple masticando coca, fumando cigarros y adornando con serpentinas la figura diablesca hecha en barro y de prominentes facciones.

El trabajo en las minas tiene sus enormes contradicciones, no menos peligros y muchas afecciones para la salud de los mineros, que por efecto de tradiciones especiales se agruparon en una "comparsa" representativa de diablos, que sin embargo responden a las órdenes del Arcángel Miguel, sobre la autoridad del Satanás y el Lucifer y la concurrencia de diablesas que configuran además toda una pieza de teatro basada en la lucha del bien contra el mal, en el triunfo de la fe y devoción contra los siete pecados capitales. Esa la simbiosis única en su género y expresada en la mayor demostración de danza en un ballet callejero de miles de danzantes, ataviados con trajes bordados con hilos de oro y plata, en homenaje a la Patrona la Virgen del Socavón.

De un grupo de mineros creyentes, creció y se amplió la devoción y al presente más de medio centenar de conjuntos folklóricos, en diversas representaciones de danza y regiones, suman miles de danzarines que el Sábado de Peregrinación, dedican su fe, esfuerzo y gratitud a la imagen de la virgen morena a la que hacen súplicas para mejorar la vida de hogar, negocio, salud, estudios y la idea de alcanzar objetivos de bienestar general. La promesa es de tres años de baile y los resultados benéficos de esa promesa, son testimoniados más adelante por los devotos beneficiados con la gracia concedida por la patrona de los diablos.

El evento que se cumple en varios días y se inicia con el sábado de peregrinación, implica una fuerte inversión personal de los danzantes para lucir trajes de bordados especiales, cubrir cuotas económicas institucionales y disponer de recursos extraordinarios que son parte de una temporada carnavalera que se inicia tres meses antes de su realización para llegar en las mejores condiciones al cumplimiento de un programa que se desarrolla, entre folklore y tradiciones.

La minería es una actividad que pasa por una serie de alternativas, desde las expectativas de quienes desean incursionar en el negocio y que en tiempos pasados lo hacían en función al "instinto" característico de los buscadores de riqueza en la naturaleza, algunos descubrieron filones a flor de tierra, otros tuvieron que horadar las rocas para encontrar las vetas y esos mineros lo hacían encomendando su esperanza y fe en la Virgen de los mineros.

Se trata de un largo proceso que viene de tiempos anteriores a la Colonia y que con el paso de los años se ha transformado en otras formas de actividad, por supuesto hasta llegar al periodo contemporáneo, pero por la referencia que hacemos y la analogía del carnaval, nos coloca en la circunstancia de entender un proceso de cambio en los hechos materiales, pero sin variantes en su contenido devocional que en el transcurso del tiempo no ha disminuido mínimamente la fe de los orureños primero y de otra gente del país y el exterior que expresan en plegarias su pedido a la milagrosa imagen de la Virgen del Socavón, dando vigencia a la fiesta devocional y vernacular, más grande del continente.

Los mineros de Oruro, les dan una amistosa bienvenida a todos los visitantes deseando que su permanencia sea grata en ésta alta tierra de los Urus, que les entregará su mayor expresión de fe y devoción en una demostración singular de coreografía colorida y excepcionalmente única en su género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada