jueves, 9 de marzo de 2017

Huanuni aún tiene reserva mineral pero le faltan medios para explotarla

Se trata realmente de un grave problema que merece atención especial en el alto nivel del manejo administrativo y técnico de la Empresa Minera de Huanuni (EMH) dadas sus características y las condiciones que de uno u otro modo contribuyen a mantener una situación que se observa como "estable", cuando en la realidad no sale de una crisis que necesita fundamentalmente de dos elementos, un nuevo y adecuado plan técnico que incluya todas las posibilidades de revitalizar la producción de Huanuni, incluyendo alternativas de diversificación en la explotación de nuevos parajes y otros minerales que según se sabe existen en las entrañas del portentoso Posokoni y el segundo elemento es que una vez aprobado un plan de acción el mismo sea financiado de manera urgente y conveniente.

A esa posibilidad de superar la crisis de Huanuni debe implementarse una política administrativa de austeridad en la que se incluya otras dos alternativas, por una parte el cuidado económico general de la empresa, propendiendo por vías legales y reales a disminuir aún más el volumen de la carga social, hasta alcanzar un equilibrio de sostenibilidad financiera y por el otro lado, disponiendo una acción radical y contundente contra la acción irregular de los ladrones de minerales "jucus" que según se sabe, causan una pérdida mensual de hasta 2 millones de dólares, agravando la débil economía empresarial.

La situación minera de Huanuni establece algunos parámetros de orden interno y aunque los mismos no son tratados abiertamente, dejan dudas sobre varias responsabilidades asumidas por algunas autoridades, en tiempos determinados e incumplidos en las fases más críticas de la puesta en marcha de equipos e instalaciones construidas para elevar los volúmenes productivos y la calidad de los concentrados que producen los mineros de Huanuni.



EL INGENIO LUCIANITA

Es el caso concreto del ingenio Lucianita, se utilizaron 50,3 millones de dólares que fueron invertidos por el Gobierno a través de un fideicomiso avalado por el Banco Central y pagados a una empresa china que se ocupó de implementar el nuevo ingenio que al iniciar su trabajo debía producir hasta 3.000 toneladas por día, permitiendo elevar la cantidad de concentrados "tratados" que la EMH, entregaría para su comercialización. Sin embargo, la infraestructura de Lucianita está inoperable desde el 2014, cuando la entregó el consorcio chino para que cuatro meses después, en febrero del 2015, el Gobierno inaugure esa planta en un acto público, aunque la misma todavía no ha producido nada.

De acuerdo a explicaciones técnicas se sabe que el "nuevo ingenio Lucianita" no funciona por falta de un adecuado sistema de agua, elemento imprescindible para un ingenio, situación lógica que no tiene explicación técnica de ningún responsable del proyecto, aunque por supuesto los hay y deberían "poner las cosas en orden y dar la cara", pues es inconcebible que se encare un proyecto de más de 50 millones de dólares y que nadie se responsabilice por la "omisión" en lo que corresponde a la provisión de agua para que Lucianita funcione.

La empresa china aparentemente cumplió su parte, instaló la estructura del ingenio, concluyó tal responsabilidad, aunque a la hora de la prueba, la misma no pudo realizarse por falta de agua. Los técnicos chinos tendrían que haber tomado previsiones, pero por lo visto hay algunos entretelones en este drama, que alguien tiene que aclararlo, pues se trata de un proceso de latente perjuicio para la economía de la estatal minera de Huanuni.



ROBO DE MINERALES

En realidad el robo de minerales en la EMH, no es un hecho reciente, ni mucho menos, se lo arrastra como dicen algunos dirigentes, desde siempre, tanto así que el problema, en algunas gestiones administrativas ha sido considerado como parte del proceso productivo, no sólo por las pérdidas ocasionadas, sino más bien por los intentos infructuosos de eliminar el mal y su sostenimiento mimetizado en ciertos niveles de la propia empresa.

Huanuni contó regularmente con un apoyo de efectivos policiales, pero siempre la cantidad de "jucus" superó a toda forma de control, resultando imposible frenar la sustracción de concentrados, que salían y aún salen de la mina y de la empresa en sí para llegar a un mercado también ilícito que se beneficia con el mineral de Huanuni, para una re comercialización de buenas utilidades.

La situación se tornó muy delicada en el último tiempo al producirse una serie de enfrentamientos entre "jucus", policías y militares, con saldo de un muerto y heridos en ambos bandos, lo que demuestra la violencia desatada por delincuentes que cuidan el producto de su robo y lo hacen a "cualquier precio".

Frente a ésa situación de riesgo, que pone en peligro la vida de personas, es que se ha planteado a nivel oficial de las autoridades superiores en el caso del Ministerio de Minería, así como a Comibol, para que desde esa instancia se gestione en los organismos de seguridad, policía y en su caso el ejército, para que dispongan mayor cantidad de vigilantes a objeto de frenar las actividades ilícitas de grupos de "jucus" que siguen causando daño a la empresa minera.

En una primera respuesta de la autoridad ministerial del ramo, se confirma que se dispondrán controles especiales a las comercializadoras de minerales en la ciudad de Oruro, entendiendo que algunos de esos negocios fomentan el comercio ilegal de minerales, lo que constituye un incentivo para las andanzas de los jucus. Se complementará la estrategia de control disponiendo un sistema de monopolio en la comercialización de minerales de estaño, por parte de la Metalúrgica de Vinto que podría ser la única compradora de este mineral.

Son varias las alternativas que se han puesto en el tapete de las previsiones para ayudar a la recuperación productiva de Huanuni, considerada la empresa más importante del sector minero estatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada