sábado, 18 de marzo de 2017

Bolívar reaviva pugna con Oruro



La Gobernación de Cochabamba pierde más de Bs 2 millones cada año por ingresos que no percibe de la explotación de estaño y plata que realiza la cooperativa minera Nueva San Pablo, ubicada entre Bolívar y Huanuni, un terreno en conflicto de límites con Oruro, informó ayer el alcalde del municipio cochabambino de Bolívar, Francisco Delgado.

El Alcalde de Bolívar explicó que Cochabamba inició un proceso de conciliación por el problema de límites a la Gobernación de Oruro en 2016, porque las regalías que se generan por la explotación de la cooperativa minera Nueva San Pablo se van al departamento vecino. Agregó que sólo el municipio de Bolívar pierde 450.000 bolivianos cada año.

“Nosotros deberíamos recibir el 15 por ciento de los ingresos por la explotación de la mina, pero hace cinco o seis años no estamos recibiendo nada y las minas están dentro del departamento de Cochabamba”, aseveró Delgado.

Asimismo, indicó que como sector se quejaron al anterior gobernador, Edmundo Novillo, y se visitó al Ministerio de Minería en La Paz, pero les indicaron que se debía sanear los límites para definir en qué departamento quedan las bocaminas.

Se trata de dos municipios de Oruro en los que se encuentra el yacimiento: Soracachi y Huanuni, el primero se logró sanear, pero el segundo “se resistió”, indicó Delgado; por lo que pidió a la Gobernación resolver el problema de límites para definir qué parte le corresponde al departamento.

Asimismo, denunció que los mineros de Oruro entraron por la parte subterránea de la mina pasando el límite para realizar la explotación, especialmente, de estaño. “Nos han explotado ya y queremos rescatar algo”, dijo Delgado.

El jefe de la Unidad de Límites de la Gobernación, Ángel Pinto, explicó que se realizó el trabajo de conciliación de límites con la Gobernación de Oruro, en el que se logró conciliar el 85 por ciento del territorio en conflicto, pero el 15 por ciento restante que se encuentra en el sector de Huanuni aún está pendiente.

“No se logró conciliar la otra parte porque debe existir voluntad de ambos y los compañeros del municipio de Huanuni no quisieron ingresar al trabajo de campo”, indicó Pinto, a tiempo de aclarar que esa unidad de la Gobernación no verificó si existe o no una mina en conflicto en la zona.

Para avanzar en el tema de límites, se prevé que la Alcaldía de Bolívar tenga una nueva reunión el martes de la siguiente semana. Pinto explicó que se debe enviar una solicitud al Ministerio de Presidencia para que verifique el cumplimiento de los requisitos y que luego la Gobernación de Oruro se pronuncie. Una vez que se concrete con ese procedimiento, hay un plazo de 10 meses para instalar la conciliación entre los departamentos.

Este medio trató de contactarse con la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM), sin éxito.



MÁS DETALLES

Según la Red de Comunicaciones Pío XII Bolivia, la cooperativa minera Nueva San Pablo es parte de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras de Oruro (Fedecomin) que aglutina a 83 cooperativas que explotan desde agregados hasta oro, cobre y hierro pasando por mineral complejo como plomo, plata y zinc.

La cooperativa minera Nueva Esperanza Perazani de la provincia Arque de Cochabamba es parte de los afiliados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada