domingo, 25 de diciembre de 2016

Exministro de Minería Jorge Espinoza Plantas de fundición no son negocio para Bolivia

Para el exministro de Minería Jorge Espinoza, la instalación de plantas de fundición en el territorio nacional no representa negocio, debido sobre todo a los bajos niveles de producción de minerales que existe en el país.

“Excepto la fundición de estaño (a pesar de que habían pasado los mejores años de la producción de este mineral), las fundiciones de plomo-plata de Karachipampa y la de bismuto de Telamayu se instalaron sin tener el respaldo de producciones ni de reservas”, subrayó la exautoridad de Estado.

Telamayu funcionó a pérdida tratando 10 toneladas por día (tpd) de concentrados (el costo de tratamiento reportado por COMIBOL fue de 735 $us/ton en 1979).

COSTO MILLONARIO

Desde hace años los principales minerales de exportación son el zinc, estaño, plata, plomo y oro (representan más del 95% de las exportaciones), informó Espinoza.

Existen fundiciones de estaño y plomo, el oro y la plata pueden fundirse muy fácilmente incluso a pequeña escala, por lo que unicamente faltaría una fundición de zinc, cuyo costo de capital se estima en 3.500 dólares por tonelada anual de metal producido, que para ser rentable debería tener una capacidad mínima de producción anual de 300.000 toneladas de metal, lo que significaría una inversión de 1.050 millones de dólares, además de los costos de infraestructura, comentó la exautoridad de Estado.

BALANCE NEGATIVO

Sobre la base de estos antecedentes, Espinoza señaló que el balance económico, por ejemplo, de la fundición de estaño de Vinto, en 40 años de operación, es negativo por su mal manejo.

Según la exautoridad minera, la máxima producción en la planta de alta ley fue 16.391 Toneladas Métricas Finas (TMF) en 1982 y la mínima 2.610 TMF en 1987.

Entre 1980 y 1986 operó la planta de baja ley, con una capacidad instalada anual de 10.000 TMF; su producción máxima fue 5.140 TMF en 1982 y la mínima 1.321 TMF en 1986. Las aleaciones de estaño (por tanto industrialización con valor agregado) en 2009 y 2010 fueron en promedio 135 toneladas, que representa apenas el 1% del estaño metálico producido.

En suma, la instalación de fundiciones no significa industrialización ni valor agregado para los minerales ni es la causa de una minería estática. Más bien es la consecuencia de una minería dinámica, sustentable y de escala adecuada, de que exista la logística apropiada y que se disponga de capacidad financiera, señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada