domingo, 27 de noviembre de 2016

Producción a escala industrial Chinos pretendían explotar 1.000 t mes en el Illimani

Empresarios chinos propusieron al presidente de la Cooperativa 14 de Septiembre, Rolando Cáceres Salas, formar una sociedad para abrir un socavón en el Illimani –de punta a punta– destinado a explotar “1.000 t” de wólfram, zinc, antimonio, plata, e incluso oro, conoció EL DIARIO en la mina ubica a los pies del nevado.

“(Los chinos) me vinieron a proponer, querían procesar a lo grande, vinieron y me dijeron vamos a traspasar el cerro (el nevado Illimani), entraremos de acuerdo, (sin embargo) por (querer) recibir $us 20.000, por decir así, para mis socios (hubiera aceptado pero), la plata se acaba, pero un trabajo no se acaba. (Por eso) los chinos se fueron hace tres años, tuvieron un campamento de calamina y querían procesar 1.000 t”, relató hechos.

“Son mis amigos los chinos, yo colindo con los chinos, tengo 35 cuadrículas mineras en el Illimani. (Ellos) querían meterle maquinaria a todo dar y parece que (no lograron obtener la) licencia de medioambiente y dejaron (el lugar)”, relató el minero. Según Cáceres “los chinos no empezaron a trabajar. Se fueron del Illimani”.

La versión no hizo otra cosa que respaldar otros dos testimonios que EL DIARIO recabó de mujeres campesinas de la comunidad de Milla Milla, ubicada a los pies del nevado para certificar que geólogos asiáticos llegaron hasta la montaña en busca de producción a escala de minerales.

“Los chinos estaban en un campamento de calaminas de la comunidad de Pallkahoko, cerca a la concesión minera llamada Águila Grande, en dirección al suroeste de la montaña”, relataron Severina Apaza y Basilia Gutiérrez, ambas oriundas de la comunidad de Milla Milla y dedicadas al pastoreo de llamas y ovejas.

Llegaron para “buscar oro y Vitaliano Chura (dirigente de la comunidad) conoce porque a él dejaron todo lo que trajeron porque fue su ayundante”, complementó por separado Apaza. A su turno, Gutiérrez, declaró que “los chinos buscaban solo oro en Águila Grande y llegaron el año pasado”.

PALLKAHOKO, CAMPAMENTO BASE CHINO

De hecho este periódico pudo verificar que el sitio que utilizaron los geólogos chinos –llamado Pallkahoko (bofedal natural) según el relato de la comunaria Apaza– para desplegar actividades de prospección minera “10 chinos (geólogos asiáticos)” dejaron montado un campamento base hecho de calamina, madera y lona, que hoy está casi desmantelado y deteriorado por las inclemencias del tiempo.

Águila Grande es una concesión minera de propiedad, aparentemente de la Compañía Amazonas Bolivia (Comobol) que está siendo investigada por el Gobierno porque presuntamente en 2008, entregó a propiedad (vendió) al menos 15 cuadriculas mineras capitales chinos, por lo menos así lo informó la semana pasada el ministro de Minería, César Navarro.

El enclave minero, además está ubicado a los pies del Illimani y se halla a una altura de entre 3.000 a 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

Otra evidencia de la presencia asiática en el Illimani, que de acuerdo con los testimonios, datan de hace tres a cuatro años, es un camino improvisado, que abrieron para llegar hasta la concesión minera en busca de yacimientos de oro. “Ellos hicieron el camino, limpiaron la ruta y habilitaron para transitar. Subían al Illimani cada día”, acotó Apaza.

SOLO PROSPECCIÓN

Sobre la base de los testimonios recogidos y las evidencias materiales encontradas en el lugar, el geólogo de la Gobernación, Aldo Flores, llegó a la conclusión de que los chinos “vinieron solo hacer prospección, no exploración ni explotación debido a que un plan serio minero demanda al menos entre dos a tres años para hacerlo”.

Por los datos recabados, “los súbditos asiáticos arribaron a las faldas del Illimani el año 2015, y vinieron a hacer prospección, ahora con esos datos, si acaso decidieron volver, tendrán que hacer efectiva la situación (es decir explotación del mineral)”, subrayó Flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada