viernes, 9 de agosto de 2013

Riquezas y reservas, potencial enorme en Bolivia

Las características orográficas de Bolivia han determinado su importante riqueza minera.

Bolivia es un país atravesado por la Cordillera de los Andes, que al entrar en territorio boliviano, se bifurca en ramales, desde el norte, en el nudo de Vilcanota o Apolobamba, formando la Cordillera Occidental o Volcánica, y la Cordillera Real o Central.

La Cordillera Real se divide en seis distritos: Cordillera de Apolobamba, Cordillera de Muñecas, Cordillera Real o de La Paz, Cordillera Tres Cruces, Cordillera Santa Vera Cruz y Cordillera de Cochabamba.

Esta formación andina presenta una diversidad de niveles geológicos que van desde las alturas cercanas a los 6.000 metros, hasta valles tropicales interandinos.

Los más importantes yacimientos de minerales y las actividades extractivas del sector minero, se encuentran concentradas en los diferentes distritos de la Cordillera Real o Central, teniendo en las zonas altas una importante producción de plata, oro, zinc, estaños y wólfram, y en los valles interandinos, bastante producción de oro. Por otro lado, existe gran producción minera en los diferentes cordones de la Cordillera Central, principalmente en la cordillera de Azanaques, y la Cordillera de los Frailes.

Sin embargo, la ramificación occidental de la Cordillera, no es una región rica en minerales, con excepción de importantes yacimientos de azufre y grandes salares.

Por otra parte, el macizo o escudo chiquitano, en su zona meridional, cuenta con uno de los yacimientos más importantes de hierro en el mundo.

La faja subandina y la llanura comprenden regiones geológicas con áreas mineralizadas que corresponden a las áreas polimetálicas marginal y estañífera, caracterizadas por importantes mineralizaciones de oro primario en la parte alta de la cordillera.

Por otra parte, en los flancos cordilleranos, particularmente en los amazónicos, existen yacimientos de oro aluvial y también mineralizaciones de estaño, wólfram y polimetálicos.

Áreas mineras

1.- Metales básicos y preciosos yacimientos, y prospectos masivos que se presentan en la Cordillera Occidental, desde Berenguela en el norte, hasta el cerro de Zarapetí y Bonete en el sur. Existen importantes manifestaciones mineras en rocas del precámbrico en el departamento de Santa Cruz, en la zona Rincón del Tigre, San José de Chiquitos, San Ignacio de Velasco, Manomo, Santa Rosa de la Mina.

2.- Área antimonífera y antimonio aurífera, bordeando la Cordillera Oriental, desde la de Tres Cruces hasta Lípez.

3.- Áreas auríferas, yacimientos y prospectos que se encuentran en forma de vetas en el sector norte de la Cordillera Oriental, yacimientos masivos de oro, en la región central del altiplano (La Joya), aluviones en los cauces actuales y paleocauces de los ríos que drenan la cordillera oriental y fluyen hacia el noroeste (ríos Consata, Tipuani, Challana, Zongo, Kaka, Beni, Boopi, Madre de Dios y Madera), y aluviones en las localidades de San Ramón, San Javier, Ascensión de Guarayos e hito Puerto Villazón en el Precámbrico.

4.- Área estañífera y estaño-argentífera, en la cordillera oriental, desde Apolobamba en el norte, hasta Chichas en el sur.

5.- Área Cuprífera, en el altiplano norte y central, hasta las cercanías del Salar de Uyuni.

6.- Área de Piedras Semipreciosas, en la frontera con Brasil, en las secciones de La Gaiba, San Matías y Huanchaca.

7.- Salares Coipasa y Uyuni, en el suroeste del país.

8.- Área ferrífera, yacimientos de El Mutún, ubicado al sureste del departamento de Santa Cruz.

HIERROS Y SALES

Si bien no es un país productor de minerales ferrosos, Bolivia posee uno de los yacimientos más grandes de este mineral en El Mutún con 40 mil millones de toneladas finas de hierro. Finalmente, el salar de Uyuni alberga uno de los mayores reservorios de litio en el mundo con 8.900.000 toneladas de este mineral.

YACIMIENTOS

Bolivia se ha caracterizado siempre por tener grandes yacimientos mineros y basar su economía en el sector extractivo. Los yacimientos se concentran en minerales nativos metálicos, y pocos yacimientos de minerales cristalizados, con excepción de salares y de la bolivianita en el oriente del país.

SÓLO 10%

A pesar de la gran explotación de plata y estaño en la colonia y la República, que posicionó a la región como una de las primeras productoras, se estima que sólo fue explotado el 10 por ciento del potencial minero. Sin embargo, en los últimos 30 años no se realizaron estudios serios de exploración de reservas.
27 AÑOS MÁS

Según la cartilla La Gestión de Recursos Naturales No Renovables en Bolivia, del Cedib, publicada en 2005, las reservas de zinc de San cristóbal alcanzarán para 27 años más, las de plata para 34 y las de plomo para 134 años más. Las rservas probadas de zinc en el país darían para unos 90 años más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada