sábado, 14 de mayo de 2011

El Gobierno debe aceptar que las concesiones mineras tienen plena vigencia y deben incluirse en la nueva Ley

En el último tiempo se dan una serie de cambios en materia de legislación minera, el Código queda fuera de circulación y se prepara una nueva Ley sectorial, aunque con una serie de imponderables que observan quienes de manera directa están inmersos en la producción pero no aún no han sido consultados para exponer sugerencias y planteamientos que deberían tomarse en cuenta para consensuar criterios y lograr una normativa de consenso.

Los precios internacionales favorecen las condiciones actuales de explotación y comercialización de minerales, pero las utilidades no siempre se distribuyen de manera racional para beneficio colectivo y para asegurar la continuidad de las operaciones mineras.

Hay una serie de elementos que configuran un panorama confuso y complicado, aunque con algunas luces que podrían encenderse al final del túnel, siempre que se adopten medidas de incentivo y seguridad para impulsar la minería nacional.

PERSPECTIVA MINERA quiere recoger las opiniones de los más directos protagonistas de la actividad minera, tal el caso del conocido industrial minero Mario Mariscal Morales, actual presidente del Comité Boliviano de Productores de Antimonio que como otros actores de la minería confronta problemas.

Mario Mariscal (MM).- Quiero referirme al problema latente que vamos arrastrando ya en los últimos meses y de acuerdo a las disposiciones transitorias de la nueva Constitución que aprobó este régimen y que debía cambiar el estatus legal de las concesiones mineras, empero a través de un decreto supremo han postergado el tratamiento de este tema indefinidamente El carácter retroactivo de las disposiciones legales no tiene vigencia en este momento, puesto que toda ley es imperativa en su cumplimiento para el futuro ya que la retroactividad no puede llevarse a cabo porque la disposición legal pasó dentro de su término, por lo tanto creemos que el Gobierno está en la obligación y en sus facultades de aceptar que "todas las concesiones mineras tengan su plena vigencia".

Perspectiva Minera (PM). Es un tema delicado que puede o no incluirse de ese modo en la nueva ley minera. Los productores mineros deberán someterse a la normativa que se apruebe, pero si la misma no satisface expectativas, como la referida a las concesiones, que propuesta tiene su sector.

MM.- En vísperas de tratar el texto de una nueva ley minera que sustituya al actual Código de Minería, creemos que el Gobierno está en la obligación ineludible de escuchar a todos los sectores involucrados en el problema, el caso de la minería estatal, la minería mediana, la minería pequeña y el sector cooperativista deben intervenir de manera conjunta en el tratamiento del proyecto de ley, en resguardo de sus intereses, para evitar una ley aprobada unilateralmente desde el gobierno. La minería es la actividad madre del país y precisamente en el momento coyuntural con buenos precios internacionales debemos velar por que el país se beneficie con los precios que rigen en el mercado internacional de minerales.

PM.-Uno de los aspectos más importantes que se tratará en el proyecto de la nueva ley minera, tiene que ver con las regalías, éstas podrían modificarse, de ser así ¿cuál sería el efecto para el sector de la minería privada?

MM.- Es preocupante porque parece que hay una mala comprensión respecto al sistema de contribuciones que realiza la minería en general, concretamente en el régimen de impuestos y regalías. Las regalías se pagan en el momento de la exportación, desde cualquier sector, chico, mediano o cooperativo, ahora sucede que por efecto de las excelentes cotizaciones internacionales, las recaudaciones han llegado a posiciones admirables dentro de su contexto valorativo, por ejemplo en el caso del estaño, era difícil creer que pueda llegar a 14 $us. la libra fina o que la plata pudiese llegar a 43 dólares la onza troy, lo que permite la aplicación de una escala extrema mayor, favorecida por la cotización internacional, por tanto no se tratan de contribuciones excepcionales que estuviera haciendo la minería en general. Existe una mala comprensión del problema y eso se ha comprobado en diferentes seminarios, talleres e inclusive en algunos medios de comunicación, por ejemplo en un programa de TV, una comentadora señaló que la minería paga una irrisoria suma como regalía, eso es desconocimiento total e ignorancia de la verdadera contribución que hace la minería, ya que fuera de la regalía, las empresas están obligadas a pagar un impuesto del 25 por ciento sobre las utilidades que si llegan a determinado monto obligan a un pago adicional de impuesto del 12.5 %.

PM.- ¿El actual régimen de regalías e impuestos que rige en el país es competitivo con iguales regímenes aplicados en países vecinos, caso de Chile, Perú o Argentina?

MM.- Si hacemos una relación comparativa con los países que tenemos alrededor, Chile y Perú eminentemente mineros, donde las contribuciones que hacen los productores, llámense impuestos o regalías, no se asemejan a los que en nuestro país están establecidos. Ahora si el Gobierno pretende subir dentro de algunos porcentajes (publicados) yo creo que van a matar a la gallina de los huevos de oro, a la actividad madre del país, la minería.

PM.- Se habló de la posibilidad de nacionalizar algunas empresas mineras, pero los sindicatos dieron marcha atrás en esa intención, sin embargo persiste el problema de avasallamiento contra empresas privadas y es un tema sin solución, los empresarios exigen garantías pero no están plenamente dadas.

MM.- En cuanto a nacionalizaciones, sería un grave error del Gobierno, alterando seriamente la seguridad jurídica que ofrece a inversionistas, pero en lo que corresponde a las concesiones mineras, hoy como nunca se ha visto que una mayoría es esas concesiones han sido intervenidas por moradores en la jurisdicción de proyectos mineros, sean campesinos u otros vecinos que afectan la propiedad privada, eso es una seria traba al sector productivo y lamentablemente sin soluciones concretas. La minería chica e inclusive la del sector cooperativo son las que más sufren por los avasallamientos de los campesinos que cambian de actividad, ocasionan problemas y alteran los planes de crecimiento minero, una situación que ni puede persistir por más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada